watermark logo

EL RAPTO DE ESPAÑA (Manuel Asur, 2019).mp4

60

·
29.07.2020 06:46
ManuelAsur

Salta a la vista que el hilo conductor del célebre "Así habló Zaratustra", es el Evangelio. El Católico. Un hilo conductor que se llama mímesis. En lengua alemana, rebuznar se expresa gráficamente I.A. y significa sí, según el traductor Andrés Sánchez Pascual. Pues bien, en su frenético mimetismo, Nietzsche transforma a Zaratustra en un suculento I.A: "no pudo seguir dominándose, gritó también él, I.A., más fuerte que el asno". De esta manera, logra interesar al lector y sobre todo a causa del magnetismo simbólico que se desprende de su obsesión por emular a Jesús de Galilea, en especial, desde el sublime límite de sus valores morales. Zaratustra rebuzna. Cristo calla. Ni un ¡sooo! Permitidme cuatro palabras sobre el silencio de Jesús. Silencio que halló su punto culminante ante la pregunta de Poncio Pilato, "¿qué es la verdad?" Lo asombroso no fue la callada por respuesta, sino que hallara a Jesús inocente e hiciera lo posible por liberarle. ¿No es la inocencia fundamental requisito de cualquier verdad moral cuando aparece como resistencia, es decir, como virtud? Pilato se dio cuenta y no insistió. La contundencia del silencio es la fuerza del inocente. Como en los niños, es marca exenta de cualquier culpabilidad posible. También en los animales. La única manera de matar a un inocente es convertirlo en un chivo expiatorio. Hoy se hace a fuerza de publicidad. De esta manera, el Mesías, Dios, deja de serlo y se transforma en un vulgar ladrón. ¿Qué es un chivo expiatorio? La mejor respuesta nos la facilita René Girad en su libro "El Chivo Expiatorio". Se trata de una acusación que se resuelve en cuatro estereotipos. El estereotipo acusador, el estereotipo de la indiferenciación, el estereotipo de la distorsión y el estereotipo de la anormalidad. El libro de F. Nietzsche, "Así hablo Zaratustra", es un ingenioso recorrido por estos estereotipos o prejuicios. Recorrido que bien se puede resumir en un rebuzno. En el rebuzno alemán que fascina al papanatas del Sur.

Mostrar más

No se encontraron comentarios